Etiquetas

Seguidores

Exposición de motivos

Este blog no contiene ningún tipo de fichero; todo está alojado en servidores, Blogs y páginas Web ajenos a esta página; sólo actúo como intermediario, ofreciendo sus enlaces a mis usuarios, colaboradores y seguidores.

domingo, 3 de febrero de 2013

100 obras de música clásica que llevo en el coche- Bruch y su concierto para violín Nº 1


Hoy voy a presentar una de mis obras preferidas, el Concierto para violín Nº 1 de Max Bruch, Un compositor muy poco conocido, o mejor dicho, famoso casi exclusivamente por este maravilloso concierto. Aunque cultivó todos los géneros, su fama descansa sobre esta obra: el romántico y mendelssohniano Concierto para violín y orquesta núm.1, página preferida de todos los intérpretes, que se precien,  pues es uno de los mejores y más bellos que se han escrito para este instrumento. Compuesto en 1867,  y debido a su enorme éxito, su autor intentó infructuosamente repetir el éxito de esta partitura durante todo el resto de su carrera. Una partitura que fue tachada de arcaica por otros compositores coetáneos, pero Bruch siempre se mostró poco amigo de las formas modernas.
El concierto en sol menor de Bruch, responde a la estética romántica, su gran riqueza lírica y melódica, la claridad de su estructura, su brillantez y virtuosismo combinados con una gran expresividad, nos ofrecen una atmósfera de sutil refinamiento que justifica la gran popularidad de que ha gozado por parte de solistas y público desde el día de su estreno hasta el momento presente. Información extraída de los enlaces añadidos.
Estructurado en tres movimientos (los dos primeros unidos) suele durar sobre 25 minutos.
I- Vorspiel - Allegro moderatoEl primer movimiento es inusual, ya que se trata de un preludio, que empieza lentamente, a continuación un tema que se repetirá varias veces durante todo el concierto, en forma de diálogo entre el violín y la orquesta. Rápidamente se resuelve en el tema principal, donde se puede apreciar el virtuosismo del solista, en este caso Joshua Bell.

 II- Adagio: es apreciado como uno de los mejores movimientos lentos de todos los conciertos escritos para violín. Considerado el corazón de la obra, se estructura sobre un tema muy simple pero efectivo por su cantabilidad melódica.  Ahora interprestado por I. Perlman
 
 III- Finale - Allegro energico:  en el que Bruch utiliza temas extraídos del folklore popular con un estilo festivo y vivaz y aires de cierta grandeza. El concierto acaba con un Presto final fogoso y progresivo del solista y toda la orquesta. Y ahora una virtuosa Sarah Chang.

Y como dicen en este blog donde viene estupendamente explicado el concierto:
Disfrutad de la vida, mientras podáis. A ser posible, escuchando música.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...