Etiquetas

Seguidores

Exposición de motivos

Este blog no contiene ningún tipo de fichero; todo está alojado en servidores, Blogs y páginas Web ajenos a esta página; sólo actúo como intermediario, ofreciendo sus enlaces a mis usuarios, colaboradores y seguidores.

martes, 28 de octubre de 2014

A vueltas con los finales de alfil contra caballo- 3

Es conocido por todo el mundo, especialmente por los principiantes que, numéricamente el alfil y el caballo tienen el mismo valor. Luego en la práctica el alfil es mucho alfil. A pesar de su idéntico valor ambas piezas son tan diferentes como el día y la noche. El movimiento del caballo es peculiar, de blanco a negro y de negro a blanco, de tres en tres. Mientras que el alfil siempre por el mismo color, pero su alcance es grande e interactúa más rápido y mejor entre los flancos. Entonces ¿Qué es más fuerte el alfil o el caballo?
Esa es la pregunta del millón y tanto en la apertura como el medio juego su respuesta es siempre la misma: depende de la posición y de otros caracteres de la misma
En el final pasa otro tanto, pero además tenemos que tener siempre en cuenta:
a) La configuración de peones
b) Si la lucha sucede en un flanco o en dos.
c) Si la posición está bloqueada o abierta.
d) Situación/actividad o pasividad de los reyes, esto en los finales suele ser lo más determinante. La posición buena o mala y la actividad o pasividad del rey si es importante en un 90% de las situaciones.
e) La intuición, la experiencia práctica y conocimientos previos-teóricos sobre los finales.
Así de fácil y así de complicado, aunque como bien dice Dvoretsky, lo importante no es dominar el final como objeto abstracto y teórico, sino dominar los procedimientos típicos y aplicarlos a las situaciones concretas de cada final.
Hoy os voy a poner 4 ejemplos que serán resueltos en la siguiente entrada.
Como de costumbre el alfil cuando hay peones en los dos flancos se suele mostrar superior, pero no os dejéis engañar en el ajedrez lo fácil muchas veces no es lo mejor, y como diría Dvoretsky, el contrario también juega. Recordar que el caballo no hace milagros, pero nos puede dar muchas sorpresas, y en las distancias cortas se maneja muy bien.
Finalizo con una bonita partida comentada por Leontxo García el día 9 de mayo de este año, donde podemos volver a ver, que como dije al principio, que el alfil es mucho alfil.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...